Umbral del Cambio

EDUCANDO POBREMENTE

!Es él! ¡Ya viene!

Una tormenta de gritos rompió desde el pasillo. En medio segundo vimos entrar al salón en manada, el cabezotas del Bestia y la Hiena, Chocochévere, Salitas y Pecas. Se fueron sentando a empujones en sus pupitres, sudaban, fascinados, aterrados.

Se oyó la voz de cuchilla. Como un látigo.

_!Ojo borregos! ¡Los hago expulsar! Decía con voz chillona.

Hay momentos en que puedes comenzar a dudar de ti mismo

Cuando su oscura figura hizo su entrada al salón no zumbaba ni una mosca. Solo los corazones, pum!, pum!.

Cuchilla era el profesor de historia, y nosotros sus más jóvenes alumnos: primer año de bachillerato, Colegio Santo Tomás.

Cuchilla se hacía temer. Era su voz. Su gesto. Su filosa manera de burlarse en el instante menos pensado, de ti, de tus orejas, tu aliento de tetero y sus piernas torcidas: _ Enano ínfimo, pacato ¿Cuándo aprenderás a pensar? _ Memo, espantajo, eso nos decía a gritos, apodo que cuchilla te inventaba resultaba definitivo y un dardo preciso para toda tu vida.

El cuchilla se hacía temer, colocaba a todos los estudiantes del bachillerato apodos que los marcaban de por vida y los hacia aprenderse de memoria libros de historia, hasta el mismísimo rector, el reverendísimo padre acuña le temía; decidiendo en las reuniones las propuestas que el cuchilla aportaba, sintiéndose él la mayor autoridad del colegio.

Todos los estudiantes lo odiaban, pero en silencio… tan solo, Sergio decidido a vengarse; dejaba en la silla del cuchilla notas anónimas ofensivas diciendo que su cara era una uva pasa, que su cuerpo parecía un alambre, en verdad eso lo ofuscaba; si saber de quien provenían.

La mitad del colegio perdía su materia, les daba miedo pasar al tablero y contestar los numerosos interrogantes de historia del cuchilla. Y un día los encontró a todos fuera del salón, regañándolos de inmediato y para vengarse de su actitud les dijo que todos iban a perder historia ese mes, además de hacerles una evaluación con una pregunta incontestable.......¿En qué año bolívar estornudo a las tres de la mañana?, asegurándoles un UNO.

El hermano de Sergio, Dani, sufría, ya que era uno de los mejores estudiantes; pero al igual que algunos de sus compañeros no contestaron nada, otros contestaron incoherencias como la de patecumbia (apodado por el cuchilla) en........."1492".

Cuchilla con una sonrisa de venganza oficio el gran UNO a todos.

Los anteriores apartes fueron extraídos de la novela de Evelio José Rosero. El cuchilla. Editorial Carvajal Soluciones Educativas año 2000.

Mi hija Gabriela tiene 8 años y está cursando quinto de primaria. Me pidió que la ayudara con una tarea: tenía que hacer una síntesis de cada capítulo del libro de Rosero. “El cuchilla”.

Al escribir este artículo habíamos terminado la síntesis de cuatro capítulos, que Rosero llama “Asaltos”, de siete asaltos.

ASI ERAN LAS ESCUELAS

Así eran las escuelas hasta hace pocos años y todavía algunos centros educativos con este régimen se resisten a morir. Este tipo de profesor creía que siendo el más cuchilla de la escuela, lograba el respeto de sus alumnos y sus demás compañeros y podría imprimir el aprendizaje en la memoria de sus alumnos con duras tareas y maltrato verbal. Quizás sí, ellos lo iban a recordar por toda su vida, pero los conocimientos eran casi ridículos.

La novela de Rosero no está muy lejos de la realidad de centros educativos y quizás este escritor tomó eventos reales para plasmarlos en un libro que es “leido” por infantes de la misma edad que los primates de cuchilla.

Me pregunto, ¿Qué estará pasando por la mente de los niños que leen este tipo de literatura? Hice el ejercicio y le pregunte a mi hija:

_¿Cuál era su percepción de este profesor? Ella respondió:

_ Castiga a los alumnos, le pega a la esposa, es un borracho, hace mucha bulla en su casa y los vecinos se incomodan. Responde mi hija.

La lectura del libro “El Cuchilla” es obligada en 5 grado dentro de su currículo académico. ¿Qué pretende el sistema educativo lograr en los menores con este tipo de lectura? ¿Qué aprenden los niños de una figura representativa de un profesor que educa, como el cuchilla? Según la novela en capítulos posteriores relata las vivencias de este profesor en la casa, quien maltrata a la esposa, es un borracho, la tolerancia es su defecto más grande.

De otro lado, los niños no leen o son muy pocos que lo hacen. Los padres son los que tienen que hacer la lectura, y la síntesis del escrito, los menores solo escuchan y escriben. El área de broca de los pequeños ha sido atrofiada con conocimientos basura, desde cuando estaban en la edad escolar, por esta razón no les gusta la lectura. En otras palabras como dijo alguien, ellos nacen genios pero el sistema los vuelve brutos.

Muchos de nosotros, y me incluyo, soportó la creencia que “La letra con sangre entra” se creía que entre más fuerte fuese el castigo, el aprendizaje quedaba más grabado en la mente de los alumnos.

LAS ESCUELAS DEL MAÑANA

La neurociencia nos dice todo lo contrario, para que haya un aprendizaje se deben crear las condiciones necesarias para que los conocimientos queden fijados e improntados en la mente del aprendiz.

El bullying del cuchilla, los apodos, los castigos con vara y la manera como infundía temor en sus alumnos, generaba recordación de su cara, de sus gestos y de su carácter, pero no de historia. El cerebro del adolescente rechazaba de tajo los patrones de aprendizaje del primero de bachillerato.

El cerebro es un órgano al que le gusta procesar patrones (entender cosas que se repiten siempre de la misma forma); es la manera como se enfrenta al mundo que lo rodea. Ahora bien, todo aquello que no forma parte de esos patrones se guarda de manera más profunda en el cerebro. De ahí que usar en la clase elementos que rompan con la monotonía benefician su aprendizaje. Sean positivos o negativos.

La educación de hace unos años era violenta, el sistema crei que la aprendizaje entraba con sangre, que era necesario el trabajo y el estudio para aprender algo o para avanzar en algo. A veces, se asocia únicamente al castigo corporal como estímulo para aprender.

La emoción es fundamental en el aprendizaje, para quien enseña y para quien aprende. El profesor cuchilla, de la novela de Rosero hizo que la información en clase la procesáramos a través de nuestros sentidos, pasando al sistema límbico o cerebro emocional antes de ser enviada a la corteza cerebral, encargada de los procesos cognitivos. La emoción generada era miedo, temor, susto y con miedo se aprende a tener miedo a ser agresivo, intolerante a ser belicoso, violento.

Dentro del sistema límbico, donde se generan las emociones, la amígdala tiene una función esencial: es una de las partes más primitivas del cerebro y se activa ante eventos que considera importantes para la supervivencia.

Aprender es, en esencia, ser capaz de sobrevivir. El hombre aprendió como hacer fuego para calentarse y cocinar la carne y, así, enfermar menos. Aprendió a cultivar la tierra para asegurar alimento y construyó viviendas que resistieran a la lluvia y el frío.

Aprendiendo el hombre se forjó un futuro y solo así aseguró la continuidad de la especie. La neuroeducación es mirar la evolución biológica y aprender de ella para aplicarla a nuestros procesos educativos.

La neuroeducación ayuda a regular el aprendizaje de forma emocional para evitar personas desmotivadas y sin interés; Si aplicamos estas herramientas correctamente ayudaremos a potenciar y mejorar habilidades y talentos, o a detectar déficits en los niños que reducen su capacidad en la lectura, en la escritura, en la comunicación etc.

En la adolescencia, el cerebro es plenamente emocional y choca con el actual modelo educativo, que les obliga a aprender biología, física, química… materias totalmente racionales propias del cerebro neocortex.

La cantidad de jóvenes desmotivados, que no quieren continuar sus estudios o creen que lo que están aprendiendo no sirve para nada, es alarmante. Para combatirla es a través de maestros que enseñen a los niños a afrontar nuevos retos, que evolucione el cerebro de sus alumnos, aprovechando todas las herramientas que ofrece la neuroeducación para enseñar mejor.

Si una alumna tiene dolores menstruales y está en el aula, asocia ese estado con el aprendizaje. El cerebro hace asociaciones para guardar más rápido los aprendizajes en la memoria. Eso causa molestia, la próxima vez que piense en esa clase le da fastidio. Porque el cerebro asocio la clase con el dolor, la sensación de malestar. Asocia su memoria con lo corporal con el estado emocional.

www.000webhost.com